Please select your country / region

Close Window
GT
Comunidad de GT SPORT
MX

RESUMEN DE LA TEMPORADA 2008 DE LA GT ACADEMY EUROPA

RESUMEN DE LA TEMPORADA 2008 DE LA GT ACADEMY EUROPA

En 2008, PlayStation® y Nissan se preguntaron: “¿puede un jugador de Gran Turismo® convertirse en un piloto real?”. El éxito de la primera competencia demostró que la respuesta a esto es un “sí” rotundo. Desde entonces, GT Academy ha progresado con una virtud tras otra.

En la competencia de 2008 participaron 12 países de Europa. 25 000 aficionados de PlayStation®3 descargaron la prueba de velocidad de Gran Turismo®5 Prologue y obtuvieron una vuelta rápida tras otra con la determinación de lograr el mejor tiempo posible. Al finalizar la sesión de clasificación, los 20 jugadores más rápidos de cada país compitieron en las finales nacionales, y los 22 pilotos más rápidos formaron parte de la final internacional: la GT Academy de Silverstone, el centro del automovilismo británico. El objetivo del campamento de entrenamiento de una semana fue hacer que dejaran de ser competidores virtuales para convertirse en verdaderos pilotos de resistencia y dar a los dos mejores contendientes la oportunidad de ocupar un puesto en el equipo RJN Motorsport respaldado por Nissan en la carrera de las 24 Horas de Dubái, en enero de 2009.

En Silverstone, los 22 jugadores no solo debieron demostrar su entereza en varios autos de carreras. Pruebas escritas y médicas, desafíos de aptitud física, talleres de psicología para conductores y otros elementos se intercalaron con varios retos de conducción, que fueron desde una carrera de karting de 4 horas hasta una sesión de control de autos Caterham y turnos a bordo del Nissan 350Z y el Nissan GT-R. Se pusieron a prueba incluso la presencia ante los medios y la actitud profesional durante el programa intensivo de capacitación.

Steve Deeks fue el juez principal de la GT Academy de 2008, y tomó la decisión final respecto de quién continuó capacitándose de manera profesional con el equipo Nissan. Steve contó con 3 asistentes (Rob Barff, Mike Garff y Elliot Charifour), cada uno con enorme experiencia y conocimiento automovilísticos a cuestas.

Johnny Herbert, con tres victorias en grandes premios de Fórmula 1 y una en las 24 Horas de Le Mans con su CV, estuvo disponible como mentor y completó el jurado. Su clase magistral respecto de lo que se necesita para ser un piloto de carreras exitoso permitió a los competidores saber qué debían esperar si deseaban ver cumplirse sus sueños.

Durante la semana en Silverstone, los participantes se sometieron al juicio del panel experimentado cada noche y los pilotos menos aptos fueron eliminados de la competencia. Para el último día, con esto el número de jugadores quedó reducido de 22 a solo 8:

Fabrice BERNARD (FRA)
Giacomo CUNIAL (ITA)
Matthew GORDON (RU)
Arnaud LACOMBE (FRA)
Luca LORENZINI (ITA)
Chris MIDMARK (SUE)
Lucas ORDOŇEZ (ESP)
Lars SCHLÖMER (ALE)

El día de la competencia final llovió, lo que hizo que los participantes aprovecharan al máximo las nuevas habilidades que habían aprendido durante la semana e hicieran brillar su talento natural. A una carrera de duelo bajo lluvia torrencial siguió una sesión en monoplazas en una pista increíblemente resbaladiza. Los contendientes debieron demostrar capacidad de adaptación en diferentes autos de carreras y, desafortunadamente, Giacomo y Matthew registraron, por amplio margen, los tiempos de vuelta más altos en los monoplazas y fueron eliminados.

A esto siguió una serie de carreras de eliminación en la que Lucas, de España, obtuvo la victoria. Los competidores después condujeron el Nissan GT-R en sesiones individuales, acompañados por Rob Barff. En esta ocasión, Rob evaluó el control del auto, el estilo y el enfoque de conducción de cada piloto para brindar a los jueces información que no habían tenido antes.

Finalmente, el jurado en su totalidad entrevistó a los conductores para que demostraran el compromiso y deseo de convertirse en el primer campeón de la GT Academy. Steve Deeks y su equipo pusieron entonces sus mentes a trabajar en conjunto y, tras una ardua deliberación, coronaron a Lucas Ordóñez, de España, y Lars Schlömer, de Alemania, como los ganadores.

La victoria en la GT Academy no fue garantía de que Lucas o Lars serían recompensados con un puesto en un potente auto de carreras Nissan 350Z GT4 para las 24 Horas de Dubái. Los dos pilotos se sometieron a un Programa de Desarrollo para Conductores, durante el cual Lucas demostró tener lo que se necesita para tolerar los rigores de una carrera de resistencia de 24 horas. Tras el esfuerzo de Lars por adaptarse a la caja secuencial del auto de carreras, quedó en manos de Lucas la representación de su país para GT Academy en Dubái, junto a Johnny Herbert.

Por suerte, la confianza de Nissan y Sony en que un jugador pudiera convertirse en una estrella real y talentosa del automovilismo fue acertada. Aunque el resultado del equipo no reflejó verdaderamente la velocidad y el potencial de este debido a inconvenientes técnicos, Lucas se desempeñó de manera admirable en Dubái solo nueve meses después de la etapa clasificatoria de la GT Academy, al manejar los turnos de día y de noche sin verse involucrado en accidentes.

Aunque no fue parte del plan original, después de Dubái, en Nissan y PlayStation se supo que se había descubierto a un talento automovilístico especial. Después de su aventura en Medio Oriente, Lucas fue recompensado con la posibilidad de desarrollar una carrera junto a Nissan en el máximo nivel del automovilismo. Desde entonces, obtuvo el segundo lugar en la copa GT4 de 2009 y fue el primer jugador en participar de las 24 Horas de Le Mans (¡y finalizó en el podio!). Su equipo fue ganador de la serie de la copa intercontinental Le Mans de 2011 y él hizo pronto historia de nuevo en el automovilismo al ser posible, con su contribución, que el Nissan DeltaWing finalizara una carrera por primera vez, con un quinto puesto, en la agotadora carrera de las 1000 millas de Petit Le Mans de 2012. Ahora continúa con su carrera como atleta Nismo para la marca Nissan.

Sin dudas, GT Academy demostró en su primer año que un jugador de Gran Turismo en verdad podría convertirse en un piloto de carreras de primera categoría.